fbpx

Relación cruzada de colágeno en San Diego, CA

Dirección

1520 E. Plaza Blvd.
National City, CA 91950

Horas de oficina

8:00AM - 5:00PM
Lunes - Viernes

Conozca a nuestra experta

en reticulación de colágeno

Gregory A. Stainer, M.D. es un oftalmólogo que se especializa en enfermedades corneales y externas. El Dr. Stainer comenzó su carrera médica en Northwestern University en Chicago, donde completó su pasantía en Northwestern Hospital y su residencia en la Universidad de Wisconsin. Completó su beca de formación para Enfermedades Corneales y Externas en la Universidad de California, San Diego. El Dr. Stainer ha viajado mucho por los Estados Unidos para participar en estudios de LASIK y otras formas de corrección de la visión con láser para resolver la miopía, la hipermetropía y el astigmatismo. Además, el Dr. Stainer tiene experiencia con múltiples tipos de láseres para cirugía estética y reconstructiva. Habla con fluidez la cirugía de cataratas asistida por láser y ha realizado más de mil trasplantes de córnea, 10,000 casos de LASIK, 35,000 cirugías de cataratas. Tiene más de 15 publicaciones revisadas por pares. En su tiempo libre, al Dr. Stainer le gusta bucear y escuchar a Jimmy Buffet.

¿Soy una candidata para

la reticulación del colágeno?

Además de los pacientes que padecen queratocono, otros pacientes que pueden ser candidatos a reticulación corneal son personas que tienen trastornos tales como; Úlceras corneales que no responden a los antibióticos, otras infecciones corneales, degeneración marginal pelúcida, ectasia (debilidad corneal) o inestabilidad corneal después de una queratotomía radical

Los procedimientos de reticulación corneal también se pueden combinar con varias correcciones LASIK para pacientes que necesitan ambos. Ciertas afecciones oculares pueden excluir un procedimiento CXL.

Preguntas frecuentes

¿Qué es el enlace cruzado de colágeno?

La reticulación de colágeno (CXL) es un método relativamente nuevo para tratar el queratocono, un trastorno ocular en el que la córnea, que normalmente tiene forma de globo, pierde su capacidad para mantener su forma, se abulta y se vuelve cónica. La reticulación de colágeno actúa fortaleciendo el tejido corneal para evitar que se abulte. Durante este procedimiento, se aplican gotas para los ojos que contienen riboflavina (vitamina B2) en la córnea y se activan con la luz ultravioleta. Este proceso fortalece las fibras de colágeno, o enlaces cruzados, dentro de la córnea. Esto permite que estos enlaces cruzados actúen como anclajes corneales, evitando que la córnea se abulte aún más y adopte una forma irregular. También se han identificado varios otros usos para este tratamiento ocular.

Desarrollado originalmente en Alemania, se ha utilizado con éxito en Europa y en muchas otras partes del mundo durante muchos años. En los Estados Unidos, fue aprobado por la FDA en 2016.

¿Cómo es el procedimiento CXL?

Antes del procedimiento CXL, el oftalmólogo realiza un examen ocular completo para verificar la agudeza visual, la salud general de los ojos y el grosor de la córnea. También se realizará una topografía corneal, que mapea el área. Antes de comenzar el procedimiento, se administran al paciente gotas anestésicas para los ojos. El procedimiento CXL en sí implica la administración de gotas de riboflavina en los ojos. Estas gotas inundan la córnea, que posteriormente se activa con la luz ultravioleta A (UV-A) durante hasta 30 minutos.

En la mayoría de los casos, el procedimiento tarda de 60 a 90 minutos en realizarse. Posteriormente, se administran gotas oftálmicas antibióticas y antiinflamatorias y se inserta una lente de contacto de vendaje. El ojo se vendará durante la noche. Hay dolor después del procedimiento, pero se pueden recetar analgésicos y la mayor parte del dolor desaparece en 12 horas.

Aunque el procedimiento CXL no se promociona como una cura para el queratocono, se está investigando y utilizando para prevenir la progresión de este proceso patológico. La evidencia muestra que CXL puede prevenir una mayor pérdida de visión en pacientes con queratocono y hacer que los trasplantes de córnea para la afección sean innecesarios. Aún se requieren lentes correctivos después de CXL y es posible que sea necesario un cambio en la prescripción. En algunos casos, es posible que se requiera que los pacientes usen lentes de contacto duros después de la cirugía.

¿Cuáles son los tipos de procedimientos CXL?

Hay dos tipos básicos de procedimientos de reticulación corneal actualmente en uso:

Epitelio apagado
Epitelio activado (transepitelial)

El procedimiento de eliminación del epitelio, en el que se elimina la fina capa superior del ojo, permite una penetración más rápida de la riboflavina. Durante el procedimiento de activación del epitelio, la capa superficial permanece intacta, lo que requiere un tiempo de penetración más prolongado para la riboflavina. Los estudios de investigación han demostrado que el 99 por ciento de los pacientes que se han sometido a cualquier tipo de procedimiento CXL conservan una forma corneal estable o muestran una mejora significativa. Sigue habiendo cierto debate sobre qué procedimiento es preferible.

¿Cuáles son los riesgos de un procedimiento CXL?

CXL es un procedimiento muy seguro, casi siempre efectivo. No conlleva los riesgos de un procedimiento de trasplante de córnea.

¿Cómo es la recuperación de CXL?

Los pacientes sometidos a CXL deben esperar dolor durante los primeros 2 días después de la cirugía, así como una sensibilidad extrema a la luz. También pueden experimentar una neblina que hace que su visión se vuelva borrosa durante algunas semanas. Durante la recuperación, se pueden tomar analgésicos para aliviar el dolor. La visión borrosa puede hacer que conducir o trabajar sea imposible hasta que el paciente se recupere por completo.

Normalmente, un CXL de una sola vez es todo lo que se necesita para preservar la visión y el procedimiento CXL no interfiere con ninguna cirugía ocular posterior. El procedimiento CXL ha demostrado su eficacia para fortalecer la córnea, tanto en el laboratorio como en estudios clínicos. Para los pacientes con queratocono, esto es extremadamente importante, ya que, si no se trata, la afección puede provocar ceguera permanente.

Skip to content